Boletín de noticias de CCOO-SERVICIOS
Edición: 21 de agosto de 2014
ccoo-servicios info
logo Facebooklogo Twitterlogo Google+
ir a menu
ir a noticias
Ir a Página de Inicio
Ir a Página de Texto
Ir a Aviso Legal
Contactar con CCOO-SERVICIOS
Menu
Noticias

Se acaba el paro... ¿y ahora qué?

Las prestaciones, que oscilan entre 386 y 712 euros, se conceden en general para un periodo de seis meses a un año

07-12-2009 - Cada día hay nuevas incorporaciones a la ya interminable lista de desempleados que registra el INEM. Los datos no engañan pero alarman: el número de parados en España ya supera los 4 millones de personas, según el Instituto Nacional de Estadística, y hay quienes aseguran que "lo peor está por llegar". Por ello las comunidades autónomas han diseñado diversos planes de choque, como las ayudas económicas de protección social a los parados que hayan finalizado el periodo de cobro por desempleo. Están formalizadas bajo diferentes nombres, como "Salario Social", "Renta Mínima de Inserción", "Renta de Integración Social", "Ayuda de Inclusión Social" o "Renta Básica", en función de las personas que integren cada unidad familiar, la edad de los beneficiarios o el máximo de ingresos que obtengan. Las prestaciones oscilan entre 386 y 712 euros. Se conceden, por regla general, entre seis meses y un año. En algunos casos, se prevé el derecho a la continuidad de la percepción en periodos sucesivos de seis meses, mientras persistan las circunstancias que motivaron su concesión.

Doble opción

"A falta de pocos meses para finalizar el paro aún no he encontrado trabajo". Esta es la realidad de muchas familias que se preguntan cómo pagarán sus facturas una vez que la prestación por desempleo finalice. La respuesta es doble. Pueden optar por ser sus propios jefes o solicitar un subsidio por desempleo. Para los emprendedores, el Instituto Nacional de Empleo (INEM) permite cobrar en un único ingreso hasta el 60% del paroque esté pendiente, si se justifica que ese dinero se utilizará para montar un negocio. Entre los requisitos para acceder a este pago destacan los siguientes:

Si se solicita un subsidio por desempleo, hay que cumplir tambien una serie de exigencias especiales, puesto que no todos los desempleados que hayan agotado su prestación tendrán derecho a esta subvención. Los casos se atienden de manera individual.

Esta ayuda es una asistencia cuyo objetivo es complementar la protección de la prestación de carácter contributivo cuando no se tiene trabajo. Consta de una ayuda económica y el abono a la Seguridad Social de la cotización correspondiente a las contingencias de asistencia sanitaria, protección a la familia y, en su caso, jubilación. Cuando una persona pierde su trabajo, se intenta que la economía familiar, la asistencia sanitaria y los aportes a la jubilación no se vean afectados.

El nuevo subsidio

Para apoyar a quienes no cobran paro, se ha aprobado el denominado "Programa Temporal de Protección por Desempleo", que recoge un nuevo subsidio. Éste asciende a 421,70 euros, el 80% del IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples) mensual vigente para 2009, válido para toda España. Quienes hayan agotado las prestaciones contributivas por desempleo o subsidios, lo podrán recibir durante un período máximo no superior a seis meses, siempre que sean menores de 65 años y estén inscritos en el INEM como demandantes de empleo. Además, deben haber agotado la prestación contributiva y no tener derecho al subsidio, así como carecer de rentas propias superiores a 468 euros mensuales en 2009.

No obstante, hay personas que no pueden acceder a estas ayudas oficiales. Están excluidos quienes agoten el subsidio por desempleo antes de la fecha fijada, las personas que extingan una ayuda para mayores de 52 años, los trabajadores fijos discontinuosque agoten su prestación durante los periodos de inactividad productiva o quienes perciban salarios sociales, rentas mínimas u otro tipo de ayudas similares. La condición del nuevo subsidio social determina que el cobro de los 421 euros es incompatible con otras ayudas y, de manera específica, con los salarios sociales. Ahora bien, se puede dar el caso de que un desempleado madrileño pida la ayuda autonómica por resultarle más beneficiosa (527 euros en su escala máxima) que la del INEM.

Basta con presentar la solicitud en los 60 días siguientes al fin de la prestación contributiva o el subsidio por desempleo en el Servicio Público de Empleo donde se esté inscrito como demandante. Es necesario aportar una copia del DNI, del libro de familia y documentos acreditativos de las rentas obtenidas en el mes anterior.


Las ayudas, diferentes según la comunidad

Aparte del cobro por desempleo, el subsidio y la ayuda de 421,70 euros, que dependen del Estado, las personas que se encuentren en situación de paroprolongado pueden solicitar una amplia gama de asistencias, en función de cada comunidad autónoma. Su concesión depende del cumplimiento de una serie de requisitos que pueden variar según la propuesta autonómica y cuya cuantía oscila entre 386 y 712 euros. Las subvenciones reciben diferentes nombres: "Salario Social", "Renta Mínima de Inserción", "Renta de Integración Social", "Ayuda de Inclusión Social" o "Renta Básica", de acuerdo a las personas que integran la unidad familiar, edad de los beneficiarios o una cantidad máxima de ingresos.

Estas ayudas están destinadas a la población de entre 25 y 65 años, pero hay excepciones que amplían estos límites. Se admiten para personas que no sean titulares de una pensión u otra prestación análoga de rentas mínimas, quienes tengan a su cargo a personas con discapacidad o menores y jóvenes emancipados en situación de desamparo. Aunque se dirigen a personas o unidades familiares, es posible que más de un miembro del núcleo de convivencia sea perceptor de la ayuda.

La prestación se concede durante un periodo que varía entre seis meses y un año, según el caso, y en algunas propuestas con derecho a la continuidad de la percepción en periodos sucesivos de seis meses, mientras subsistan las circunstancias que motivaron su concesión. La cantidad de las ayudas es fija y se establece con anterioridad. La cuantía puede determinarse en función del número de miembros de la familia y según sus ingresos. En otros casos, los menos, se rige por una cuantía básica, unos complementos y unos coeficientes correctores.

Entre las condiciones para acceder a estas subvenciones oficiales destacan: ser mayor de 25 años, estar empadronadoen la comunidad autónoma respectiva, carecer de ingresos económicos -o que estos sean inferiores a los módulos establecidos cada año- y residir en la comunidad, al menos, un periodo determinado antes de la presentación de la solicitud.

En cuanto a la documentación solicitada para acceder a la prestación, varía en función de la normativa específica de cada comunidad autónoma. Sin embargo, una serie de documentos o certificados son comunes en la mayoría:


CESE DE ACTIVIDAD DE LOS AUTÓNOMOS

Los trabajadores autónomos podrán cobrar entre 583 y 1.383 euros en concepto de paro por cese de actividad de manera involuntaria. Su duración será de entre dos y seis meses, siempre en función del periodo cotizado, y de hasta nueve en el caso de los mayores de 60 años. Los autónomos que hayan cotizado de 12 a 17 meses tendrán derecho a dos meses de paro; quienes hayan cotizado entre 18 y 23 meses cobrarán tres meses de prestación; de 24 a 29 meses de cotización, tendrán cuatro meses de paro; de 30 a 35 meses cotizados, percibirán la ayuda durante cinco meses, y a partir de 36 meses o más de cotización, cobrarán durante el máximo fijado, es decir, seis meses.

Es un modelo mixto, entre voluntario y obligatorio, ya que para cobrar el paro deberán cotizar al mismo tiempo por accidentes laborales y enfermedades profesionales, contingencia que ahora es voluntaria salvo en determinados casos, como el de los autónomos económicamente dependientes o, en el futuro, el de quienes operen en actividades profesionales con un mayor riesgo de siniestralidad.


Por comunidades autónomas

En España, las comunidades autónomas tienen reconocido por ley un sistema de ayudas para los parados sin prestación. Todas cuentan con algún tipo de renta social, e incluso algunas tienen una cobertura con importes superiores a los de las subvenciones estatales. Los madrileños pueden beneficiarse de una prestación de 527 euros, mientras que en Baleares pueden alcanzar los 488 euros; en Navarra la ayuda está cuantificada en 561 euros mensuales para familias de un miembro y en el País Vasco funciona un sistema progresivo a partir de 640 euros al mes.


José Ignacio Recio

Consumer Eroski


Compartir esta noticia:
Enviar este artículo a un amigo
Tu e-mail
E-mail de tu amigo
Las direcciones de correo no se almacenan en parte alguna, simplemente son utilizadas para el envio del correo al destinatario


Subscribir BOLETIN
      Entra en Twitter
Recursos Webmasters
Sindicación de contenidos para webs
Hemeroteca
rss [Todas las noticias] - [Entorno CCOO] - [Laboral] - [Economía] - [Mundo Virtual] - [Social] - [Notas de Prensa] - [R.S.C.]


Logos y marcas propiedad de sus respectivos autores
Se permite la reproducción total o parcial de todos los contenidos siempre que se cite la fuente y se enlace con el original

Logo dia a dia
© 2002-2014 Servicios CCOO
Info es un servicio de
Logo ccoo servicios
¡CSS Válido!
|
Valid XHTML 1.0 Strict
|
Logo Accesibilidad web
|
Logo Creative Commons